El gobierno local concluye este otoño un plan de puesta en valor del Pinar que reforzará su carácter identitario

Oxigenar y multiplicar el carácter identitario del Pinar de Meco. Es el objetivo del ejecutivo local, que a lo largo de 2016 habrá destinado 90.000 euros para poner en valor este espacio, referente medioambiental de la localidad.

El plan de revitalización se puso en marcha la pasada primavera con un estudio exhaustivo relativo a la salud de los más de 1.300 árboles, entre pinos y cipreses, que integran esta gran arteria verde de Meco. Un diagnóstico en base al cual se han tratado, saneado y recuperado cada uno de los ejemplares y ahora, una vez concluida la puesta a punto de su salud, se someterán a un tratamiento que garantizará el valor medioambiental al tiempo que sumará atractivo y singularidad.

Intensidad cromática

Esta última fase de la actuación se centrará en reforzar el simbolismo del Pinar. Plantado en la década de los cincuenta por los propios vecinos de Meco, este espacio ha crecido y se ha consolidado como una seña de identidad entre los habitantes y visitantes del pueblo. Algo que, lejos de olvidarlo, se pretende enfatizar con color.

En las próximas semanas, coincidiendo con la llegada del otoño, los 22.800 metros cuadrados de superficie que ocupa el Pinar posibilitarán una nueva fotografía con la intensidad cromática como protagonista. Doce tonalidades diferentes cubrirán los troncos de los árboles haciendo un guiño permanente al otoño y 5 colores de la gama de los azules rememorarán en 950 metros cuadrados de talud que Meco fue en su día el pueblo más alejado del mar. Será una obra de mejora estética dirigida por un ingeniero agrónomo que multiplicará el carácter identitario del Pinar y su valor medioambiental.

Los trabajos se prolongarán durante al menos 5 semanas y vendrán a culminar un plan integral de salud que hará más peculiar aún esta zona verde de Meco colindante con la carretera M121.